Cafetera Lelit Anna PID

Te doy la bienvenida a este nuevo artículo donde te traigo una reseña completa sobre esta pequeña pero gran máquina de espresso doméstica, la Lelit Anna PID. Es mucho lo que tengo por contar de ella, así que mantente atento porque aquí te daré todos los detalles.

Características generales de la Lelit Anna PID

Tiene un cuerpo casi entero de acero inoxidable pulido lo cual le da una buena durabilidad y mantenimiento, lo único que vemos de plástico es parte de abajo de las bandejas de goteo y el mango del portafiltro.

Todo se siente muy robusto y profesional para ser una máquina de entrada a nivel básico, se siente muy bien, de muy buena calidad y esto es algo en lo que se destaca Lelit fabricando estas máquinas directamente en Italia. Es realmente muy pequeña, tiene unos 34 centímetros de alto, 23 centímetros de ancho y 26,5 de profundidad, y pesa alrededor de unos 7 kilos.

Lelit Anna PID
Lelit Anna PID

Componentes externos de la Lelit Anna PID

Por el costado tenemos una ventana al tanque de agua para saber cuándo debemos rellenarlo, por la parte de arriba tenemos acceso a este y delante el área para colocar tazas y mantenerlas calentitas. En la parte del frente tenemos los interruptores para su funcionamiento, sea para café agua o vapor, y al lado el encendido de la bomba.

Debajo el manómetro que nos muestra la presión de la extracción y el termostato digital en donde vemos la temperatura del agua y podemos modificarla. Por debajo tenemos la varilla de vapor multidireccional con un doble propósito, para texturizar la leche y para entregar agua caliente para las bebidas.

Al lado el grupo de la máquina, con su ducha y el portafiltro de 57 milímetros con doble pico que viene con tres canastas.

Componentes externos de la Lelit Anna PID
Componentes externos de la Lelit Anna PID

Componentes internos de la Lelit Anna PID

Si abrimos la máquina, podemos ver a qué me refiero cuando hablo de la calidad de Lelit. Estas pequeñas máquinas domésticas tienen un grado comercial, están fabricadas con los mejores materiales y tecnologías como en las máquinas que vemos en comercios gastronómicos, pero en un tamaño más pequeño, todo es reparable y esto es muy importante.

Principalmente, vemos una caldera real de latón de 250 mililitros para rápido calentamiento, tubería de polímero y una válvula de sobrepresión. Algo muy importante a destacar, en una máquina básica como ésta, es que posee una válvula solenoide de tres vías.

Dicha válvula descarga la presión después de la extracción, lo cual es clave para la limpieza. Hace que nos quede una pastilla de café sin agua para que se desprenda fácil, pero además nos permite hacer la limpieza con químicos que pasan por dentro del grupo, como vemos en máquinas profesionales.

Componentes internos de la Lelit Anna PID
Componentes internos de la Lelit Anna PID

Cuenta con un voluminoso tanque de agua de 2,7 litros, lo cual no se ve muy seguido en máquinas tan pequeñas, podemos sacarlo para llenarlo quitando las mangueras de silicona y, si no tienes un filtro de agua en tu casa, recomiendo que compres los de Lelit que se conectan directamente a la manguera y se depositan dentro del tanque.

El agua es muy importante, tanto para la preparación del café como para el cuidado y mantenimiento de tu máquina, por eso recomiendo agua filtrada. Incluso tú mismo puedes diseñar los componentes del agua como te enseño en uno de mis artículos, échale un vistazo para que puedas hacerlo en casa.

Funcionamiento de la Lelit Anna PID

Empezaré por enseñarte cómo preparar un café en esta máquina, así podrás entender mucho mejor las funciones que tiene. Vamos con el paso a paso, como si recién recibimos esta cafetera y queremos encenderla por primera vez.

Cómo preparar un espresso con la Lelit Anna PID

  1. Primero, debemos llenar el tanque hasta la línea que indica el máximo.
  2. Enchufamos la máquina a la red eléctrica, colocamos la canasta más grande en el portafiltro y lo insertamos en el grupo de la máquina para que se caliente.
  3. Encendemos la máquina con el interruptor en la parte posterior y vemos la luz encenderse.
  4. Ahora, lo que vamos a hacer es llenar la caldera de agua (este paso vamos a hacerlo solo cuando encendemos la máquina por primera vez). Para esto abrimos la perilla del vapor por completo, posicionamos el interruptor hacia abajo en posición de café y encendemos la bomba subiendo el interruptor. En unos segundos vamos a ver cómo empieza a salir agua del vaporizador, entonces apagamos la bomba y cerramos la perilla y con esto ya llenamos la caldera.
  5. Luego vamos a dejar que se caliente el agua y llegue a la temperatura deseada. Viene de fábrica con unos 95 grados Celsius así que puedes modificarla según el café que estés usando, yo como uso un café con un tueste medio la coloco a 92 grados Celsius.
  6. Esto es súper fácil de hacer, simplemente presionamos el botón de la izquierda, en la pantalla vemos cómo se pone en modo programa, y con el botón derecho subimos, o bajamos con el izquierdo, para llegar a la temperatura que queremos, dejamos de presionar y listo. Ahora el agua se va a calentar, en este caso hasta los 92 grados Celsius.
  7. Dejamos el interruptor en modo café y vamos a ver que la temperatura se alcanza muy rápido, como en unos cinco minutos, pero recomiendo esperar al menos unos 15 o 20 minutos cuando se enciende, luego de estar apagada por un tiempo, para que esté todo lo más caliente posible y así obtener una mejor extracción.
  8. Para moler el café, yo usé el molinillo Fred que es un excelente compañero para esta máquina, acuérdate que el molino es fundamental a la hora de preparar café. Aunque tengas una excelente máquina como la Anna, si no tienes un buen molinillo que produzca una buena calidad de molienda, no vas a poder sacarle todo el jugo a la cafetera, desarrollando todo su potencial y los cafés no van a estar ricos. Así que recomiendo un montón al Fred como primera opción.
  9. Vamos a pesar unos 17 gramos de café en el portafiltro y a compactar con el tamper (puedes usar los accesorios que vienen con la Anna, pero después te voy a contar qué puedes agregarle para mejorar la experiencia). Y colocamos el portafiltro en el grupo de la máquina.
  10. Colocamos la taza con la balanza en la bandeja de goteo, taramos a cero y encendemos la bomba con el interruptor, accionando el temporizador de la balanza.
  11. Vemos como sube la presión en el manómetro y nos indica en verde el rango ideal para espresso. Cuando tenemos el peso en taza deseado, en este caso unos 32 gramos, apagamos la bomba y tenemos un delicioso espresso.
Espresso preparado en la Lelit Anna PID
Espresso preparado en la Lelit Anna PID

La receta de espresso va a depender del café que tengas, pero la verdad es que he disfrutado mucho de los espressos que esta Anna produce. El manómetro es muy bueno para guiarnos con la calibración de la molienda, si vemos que no llega al rango verde, es porque tenemos la molienda muy gruesa o poco café en la canasta, y si por el contrario se pasa del rango es que tienes la molienda muy fina.

Anna tiene una sola caldera con doble propósito, es la misma caldera la que calienta el agua para la extracción de café, como para el vapor para la leche que necesita temperaturas más altas. Entonces debemos hacer primero lo uno y después lo otro para que se modifique esta temperatura.

Cómo vaporizar leche con la Lelit Ana PID

Si queremos preparar una bebida con leche, luego de preparar el espresso, tenemos que colocar el interruptor hacia arriba en modo vapor, con esto se empieza a calentar el agua de la caldera hasta una alta temperatura para generar vapor alrededor de unos 130 grados Celsius.

Gracias a la potencia de la máquina, esto sucede bastante rápido, comparado con otras máquinas de entrada del mercado, alrededor de un minuto dependiendo de algunas variables. Una vez que se enciende la luz piloto nos indica que ya podemos comenzar a usarla, de la siguiente manera:

  1. Primero, debemos expulsar un poco de vapor para descartar la condensación o algo agua que haya quedado en la varilla. Para esto abrimos y cerramos la perilla de vapor.
  2. Luego, texturizamos la leche normalmente. Anna tiene un vaporizador de un solo orificio lo que hace el proceso bastante lento y ayuda a los principiantes a entender la técnica y prestarle atención a cada paso de la texturización. Así que por eso la recomiendo muchísimo para quienes quieran aprender a hacer Latte Art.
  3. Una vez que tenemos la leche lista, cerramos la perilla, esperamos a que no expulse más vapor y ahí retiramos la jarrita.
  4. Limpiamos bien con un paño húmedo y purgamos para quitar cualquier resto de leche.
  5. Realmente produce un excelente resultado, leche sedosa como pintura, con mucho brillo, que te permite practicar todas las figuras de Latte Art que tu corazón desee. Mucha capacidad en esta maquinita tan pequeña.
  6. Un paso muy importante, luego de haber utilizado el vapor, debemos pasar al modo agua bajando el interruptor hacia la posición del medio, abrir la perilla de vapor y encender la bomba. Con esto vemos vapor salir de la varilla hasta que comienza a salir una corriente de agua constante.
  7. Ahora sí, apagamos la bomba, cerramos la perilla y estamos listos para bajar el interruptor en la posición de café para seguir usando la máquina. Con este paso quitamos el resto de vapor y volvemos a llenar la caldera con agua del tanque. Esto es algo que les pasa a todas las máquinas de caldera simple con doble propósito, que puede ser un poquito molesto al principio, pero es un simple paso que se vuelve una rutina con el uso.
Vaporizar leche en la Lelit Anna PID
Vaporizar leche en la Lelit Anna PID

Accesorios que recomiendo añadir a la Lelit Anna PID

Algunas cosas que recomiendo añadir a esta máquina para llevarla a otro nivel, con una pequeña inversión son:

  1. Primero un tamper de acero de 57 milímetros que, al ser pesado, te va a dar mucha más consistencia que el de plástico, pudiendo compactar el café de manera más nivelada.
  2. Una canasta de precisión de 57 milímetros, ésta igual aplica a todas las máquinas de espresso. Cambiar la canasta de stock con una de precisión es la mejor opción, la extracción del espresso cambia drásticamente para mejor.
  3. Esencial para el mantenimiento y la limpieza, y la verdad es que no sé por qué Lelit no la incluye en este modelo, es una canasta ciega para poder colocarle los químicos y hacer la limpieza back flash. Sino también puedes conseguirte uno de esos tapones de goma universales.
  4. Para la limpieza, un cepillito de grupo y también los productos para esto, por supuesto.
  5. Y un plus también sería, un portafiltro sin fondo para poder ver cómo sale la extracción que es la mejor manera de aprender a identificar errores.

Mantenimiento y limpieza de la Lelit Anna PID

Continuemos con el mantenimiento y la limpieza de esta máquina. Siempre recomiendo, luego de cada uso, purgar agua por el grupo y pasarle un cepillito, limpiar el portafiltro, sacar la canasta y lavarla con agua caliente. Y después de usar el vaporizador, pasarle un paño húmedo y siempre purgar.

Limpieza de la Lelit Anna PID
Limpieza de la Lelit Anna PID

Dependiendo del uso que le des, dado que es una máquina doméstica, recomiendo hacer la limpieza profunda con los químicos una o dos veces por semana, de la siguiente manera:

  1. Colocamos una cucharita del limpiador de máquinas de espresso, en la canasta ciega del portafiltro o, si tienes un tapón, directamente dentro del portafiltro.
  2. Colocamos el portafiltro en el grupo de la máquina.
  3. Con el interruptor en modo café, encendemos la bomba y vamos a dejar correr el agua por unos 10 segundos.
  4. Apagamos la bomba y esperamos otros 10 segundos más. Este paso lo repetimos cinco veces, encendiendo la bomba por 10 segundos, apagamos, esperamos otros 10 segundos y así.
  5. Luego de las cinco repeticiones de este encendido y apagado, encendemos la bomba dejando caer el agua y enjuagamos el portafiltro, quitando los restos del químico.
  6. Ahora, vamos a repetir el proceso de encender y apagar la bomba, pero esta vez sin el químico.
  7. Colocamos el portafiltro vacío y de nuevo activamos 10 segundos, apagamos, esperamos 10 segundos y volvemos a encender. De nuevo unas 5 veces.
  8. Y listo, con esto tenemos una máquina impecable por dentro y por fuera.

NOTA: Lo único a recordar es que se recomienda que el primer café que saques, luego de hacer esta limpieza profunda, lo descartes por las dudas de que quede algún resto del químico.

Conclusión

Finalmente, creo que pude abarcar todo lo que necesitas saber de la Lelit Anna PID. Una máquina que recomiendo muchísimo para quien quiera dar el primer paso en el mundo por prosumer. Para quien desee preparar las bebidas como las mejores cafeterías, pero en casa. Puedes obtener espressos riquísimos y texturizar leche de manera profesional.

Realmente me parece la máquina, de nivel de entrada, más completa por el precio que tiene y siendo un modelo más básico Lelit, ya viene pensada con todos los requisitos para poder preparar un excelente café alta calidad.

No encontramos filtros presurizados, como en otras máquinas, lo cual ya te muestra a qué público está apuntada. Y vemos prestaciones de máquinas mucho más costosas, todo esto en un formato muy pequeño.

Deja un comentario