Cómo mejorar el sabor de un café viejo

A todos nos ha pasado alguna vez que hemos comprado más cantidad de café de la que consumimos y este acaba envejeciendo. Dependiendo del grano, del tipo de tueste y el método de extracción, el momento óptimo para consumir este café después del tueste comprende entre la primera y quinta semana.

Pero ¿Se puede disfrutar de un café de más de 5 semanas de antigüedad?

Un café al cual le han pasado más de 5 semanas después de su tueste habrá perdido prácticamente todo su aroma y sabor. Lo primero que debes hacer es evitar llegar a esta situación, pero si ya estás con un café envejecido en tus manos, puedes aplicar algunos cambios que te permitirán sacar más sabor de este café.

Cómo evitar que un café se nos ponga viejo

A priori parece fácil evitar que un café se envejezca antes de que lo consumamos, sin embargo, hay una serie de factores que pasan desapercibidos, y a los que prestar mucha atención.

Sigue esta serie de consejos como norma antes de comprar tu café y evitarás tener que tomar café al que le han pasado muchos meses después de su tueste.

Fíjate en la fecha de tueste y no en la de caducidad

Todos los productos alimenticios que compramos tienen una fecha de elaboración y una fecha de caducidad. Pero si lo piensas, siempre solemos fijarnos en la fecha de caducidad, en lugar de la fecha de elaboración. En el café a la que debes prestar atención es la de tueste.

Si comienzas a fijarte en la fecha de tueste, probablemente ya no vuelvas a comprar café en supermercados, ya que estos cafés pueden pasar allí años. Recuerda que un café comienza su momento óptimo tan solo una o dos semanas después de su tueste.

Compra café en pequeñas cantidades o congélalo

Nunca recomiendo comprar café en grandes cantidades, precisamente porque buscamos que esté lo más fresco posible después de los primeros días de su desgasificación.

Supongamos que quieres comprar mucho café porque quieres aprovechar un descuento en gastos de envió, o alguna oferta especial. Si estás seguros de que no lo vás a consumir antes de que se envejezca, puedes congelarlo.

Compra café en grano en lugar de café molido

Cuando un café está en grano se conserva muchísimo mejor que el café molido, después de su fecha de tueste. Por eso nunca recomiendo comprar café molido, ya que, en muy poco tiempo se pierden los sabores y aromas.

Y si ya has leído este blog antes, sabrás que siempre recomiendo un buen molinillo como primera inversión si quieres iniciarte en el mundo del café. Un molinillo va a ayudarte a conseguir en casa preparaciones de alta calidad.

Compra cafés de tueste claro en lugar de oscuro

Un café con un tueste oscuro, que tuvo una gran degradación en el proceso del tueste, se oxida mucho más rápido que uno de tueste claro. Así un café de tueste claro soportará el paso de los meses mucho mejor que uno de tueste oscuro, pudiendo conservar parte del aroma y los sabores.

Por el contrario, un café de tueste oscuro en unos meses puede sentirse rancio, ya que los compuestos volátiles del sabor y aroma se pierden con mayor facilidad.

Utiliza cafés con tuestes más claros
Utiliza cafés con tuestes más claros

Cómo preparar y sacar lo mejor de un café viejo

Si tienes un café de varios meses de antigüedad no tienes por qué tirarlo a la basura. Si bien ya se habrá oxidado demasiado y su aroma y sabor se habrán apagado, hay métodos y ajustes que te harán sacar lo mejor de ese grano.

A la hora de preparar este café, para obtener un mejor resultado, primero se debe elegir el método de extracción. Yo recomendaría uno de inmersión como el aeropress, la prensa francesa o el sifón.

Esto se debe a que cuando un café está viejo y oxidado tiende a generar más canales durante la extracción, obteniendo una extracción dispareja. Por eso no recomendaría uno de goteo como la Chemex, de percolación o espresso.

A parte del método de preparación podemos aumentar tres variables para obtener una mayor extracción. Por supuesto no va a ser lo mismo que cuando el café está súper fresco, pero vamos a poder obtener un mejor resultado:

Ajusta la molienda más fina

Si contamos con un molinillo en casa y podemos modificar la molienda para obtener un café molido un poco más fino. Al tener un café molido más finamente, podremos conseguir que el agua extraiga más sabores.

Muele más fino de lo habitual
Muele más fino de lo habitual

Aumenta la dosis de café

Si quieres extraer un poco más de sabor del café debes aumentar ligeramente la dosis de café que usas entre un 10 y 15%. Por ejemplo, si usas una dosis de 14 gramos, deberías probar con 16 gramos esta vez.

Ten en cuenta que debes “jugar” con estos ajustes, ya que si has molido más fino y además aumentas la cantidad de café podrías obtener resultados aún peores a los esperados antes del ajuste.

Aumenta la temperatura del agua

Como dijimos antes, puedes probar a aumentar la temperatura del agua poco a poco con el objetivo de extraer más sabor del grano envejecido. Debes ir haciéndolo poco a poco y tener cuidado si lo combinas con algunos de los ajustes anteriores.

Si nos pasamos aumentando la temperatura podríamos acabar en lugar opuesto al deseado, y estar extrayendo un café mucho más ácido y rancio.

Te puede interesar: Preguntas frecuentes sobre el café.

Deja un comentario