Cómo obtener un mejor café con la cafetera Italiana

La cafetera italiana es uno de los métodos más clásicos para preparar café, y se encuentra en casi todos los hogares de los amantes al café. Sin embargo, es una cafetera de amores y odios, ya que al ser un método de percolación produce un café muy intenso.

Con la cafetera Moka hay que tener algunas cosas en cuenta a la hora de usarla para poder obtener muy buenos resultados. Para aquellos que les gusta mucho el café espresso, ésta es una opción muy buena y económica, que lo imita mucho mejor que muchas cafeteras “espresso” que podemos encontrar en algunas tiendas.

Tipos de cafeteras italianas (Moka)

A la hora de comprar una Moka, nos podemos encontrar con un montón de variedades y distintos precios. Entonces nos pueden surgir preguntas como, ¿cuál nos conviene comprar? ¿Las más caras son mejores o simplemente estamos pagando por la marca?

Cafetera moka italiana
Cafetera moka italiana en el fogón

A simple vista, todas las cafeteras italianas están hechas de aluminio y son muy similares entre sí, por lo que la impresión puede ser que solo pagaríamos por la marca comprando las más caras.

Sin embargo, una vez que pruebas las más caras, se puede notar la diferencia. Una moka de buena calidad será más costosa, pero se puede sentir mucho más robusta, mejor construida y con mejores materiales. Y al momento de preparar el café, los buenos resultados son mucho más fáciles de obtener, sobre todo en cuanto a la consistencia de la bebida.

También están las cafeteras italianas de acero inoxidable, que al ser este un material mucho más resistente pueden durar más tiempo y son más fáciles de limpiar. El aluminio al ser más poroso se mancha mucho más.

Tamaños de las cafeteras italianas

Las cafeteras italianas vienen en varios tamaños, con capacidad para preparar desde una hasta doce tazas de café. Lo que hay que saber es el tamaño de estas tazas son del tamaño de una taza de espresso. Los italianos están acostumbrados a beber en tamaño espresso y estas cafeteras están diseñadas con esta medida.

Capacidad de las cafeteras italianas desde una a doce tazas
Capacidad de las cafeteras italianas desde una a doce tazas

Una taza italiana para espresso tiene aproximadamente 60 ml de capacidad, la cual se mide en el depósito donde colocamos el agua. Luego, hay que tener en cuenta que al prepararse el café va a retener un poco de esta agua, así que para calcular cuánto café produce la máquina hay que restar un poco de esa capacidad.

La gran desventaja de la cafetera italiana es que para poder obtener un buen resultado es absolutamente necesario llenar la canasta de café. Entonces no podemos, por ejemplo, comprar una cafetera de 9 tazas y querer preparar en ella solo 3.

Si no llenamos completamente la canasta de café, el agua va a pasar muy rápido y no va a tener suficiente resistencia ni tiempo de contacto con el café para poder extraerlo correctamente; por lo que vamos a obtener una bebida muy aguada, sin cuerpo y un poco agria. Es necesario, antes de comprar la cafetera, saber cuánto café vamos a querer preparar regularmente.

¿Cómo colocar el café en la canasta de una cafetera italiana?

Y ya que hablamos de llenar la canasta, debemos saber que es muy importante saber cómo colocar el café en ella. Es necesario colocarlo sin aplastar ni compactar, sin golpear y solo llenar hasta el tope la canasta.

Para que no nos quede apilado el café en el centro, con el dedo o cualquier otra cosa, emparejamos un poquito, solamente moviendo el café hacia los lados, para que nos quede el cilindro completo.

Forma de colocar el café en la canasta
Forma de colocar el café en la canasta

Si la canasta está llena hasta el borde y todavía nos queda un poco de café sobrando, hay que descartarlo. Así que sería conveniente, si tienes en tu casa una balanza, pesar la cantidad de café y utilizar siempre lo mismo, así no se desperdicia nada.

¿Cómo colocar el agua en la cafetera itialiana?

Una vez listo el café en la canasta, viene la parte de colocar el agua en la cafetera. Partir de un agua de calidad y filtrada es esencial. Es muy importante colocar el agua ya caliente, hirviendo, en el depósito de la cafetera.

Si no quieres calentar el agua aparte, puedes calentar solamente la parte de abajo de la cafetera con el agua hasta que hierva. Luego coloca el resto de la cafetera, es decir, la canasta con el café y la parte de arriba, con mucho cuidado de no ir a quemarnos (usa un trapo para sujetar la base de la cafetera).

Depósito de agua de la cafetera italiana
Depósito de agua de la cafetera italiana

Lo que queremos con esto es que los granos de café estén en el fuego la menor cantidad de tiempo posible. Si agregamos agua fría en el recipiente y colocamos todo junto en el fogón, la cafetera aumentará mucho su temperatura y hará que se generen sabores desagradables en el café.

Esto no significa que el café se queme, pero si genera sabores muy amargos, sobre todo si estamos usando un café con tueste medio u oscuro. Entonces una vez que el agua hierve, que colocamos la canasta de café y la parte superior de la cafetera, el fuego debe estar al mínimo (con la llama más pequeña que tengas). Esto nos va a asegurar que la extracción del café sea pareja.

¿Por qué no obtienes buenas preparaciones con tu cafetera italiana?

Como mencionamos anteriormente, para obtener buenos resultados con una cafetera italiana necesitamos que el flujo de salida del café sea continuo, sin salpicar ni escupir, que el chorro caiga directamente por las paredes del conducto hasta el fondo y que se mantenga así durante toda la extracción.

Extracción del café en una cafetera italiana
Extracción del café en una cafetera italiana

Si directamente no sale el café o salen pequeñas gotitas salpicando, esto puede ser por alguna de las siguientes razones:

  • El café que estás usando está molido demasiado fino. El agua tiene mucha resistencia, le cuesta pasar a través del café y se mantiene en contacto durante mucho tiempo. El sabor de esta bebida va a ser muy amargo y astringente.
  • No enroscaste lo suficiente las dos partes de la cafetera. Si la dejas un poco floja puede que se escape la presión y no se forme la suficiente para que haga que el agua suba hacia el recipiente de arriba, así que hay que asegurarnos de enroscarla bien fuerte.
  • El café sale escupiendo pero de forma inmediata. Puede ser que, por que el café que estás usando tiene una molienda demasiado gruesa y el agua pasa muy rápido a través de él. También puede suceder porque el fuego está muy alto y se recalienta demasiado el café.
  • Has colocado menos cantidad de café en la canasta. La bebida que obtenemos es muy aguada, sin cuerpo y agria como mencionamos antes.

¿Qué pasa cuando en el depósito de agua nos queda un poco restante?

Siempre va a quedar un poco de agua en el recipiente, nunca va a estar completamente vacío. Sobre todo, si haces un golpe de agua fría para cortar la extracción y evitar que se sobre extraiga el café.

Ahora bien, si vemos que queda mucha agua en el depósito, esto nos va a indicar que algo estuvo mal, que la molienda está muy fina o alguna de las razones anteriores. Pero ten en cuenta que siempre nos va a quedar en un mínimo o un centímetro de agua en el depósito.

Lo principal que tenemos que buscar es, por supuesto, que el café nos quede rico. En base a esto, puedes ir modificando, por ejemplo, la molienda de los granos; un poco más fino o un poco más grueso, hasta encontrar el sabor ideal.

Si, hagas lo que hagas, no puedes obtener un buen resultado con tu cafetera italiana o sientes un sabor muy amargo o gusto a quemado en tu café, puede ser por dos razones principales:

  1. Le falta limpieza a la cafetera, lo cual es muy importante.
  2. El tipo de café que estás usando no es el indicado. Recuerda que la calidad del café es lo más importante. En taza vas a obtener el resultado de la calidad del café que estás usando. No hay técnica ni truco para mejorarlo, así que siempre café de la mejor calidad.

¿Cómo consumir este café que obtenemos de la cafetera italiana?

Si le agregamos agua o leche al café que obtenemos con la cafetera italiana quedará mucho menos intenso y seguramente los fanáticos tradicionalistas de la Moka no estarían de acuerdo.

Un espresso es 5 veces más intenso que el café que produce la moka. Este es muy diferente por la presión que ejerce la máquina de espresso, que nos permite tener un cuerpo mucho más sedoso y una explosión de sabores que no podemos encontrar con la moka. Me recuerda más al café preparado con la Aeropress.

La cafetera italiana se asemeja más a preparar café con cualquier método filtrado pero más concentrado, con lo cual no podemos sentir bien todos los sabores que ese café tiene presentes.

Así como preparamos un americano o long black con el espresso, podemos agregar agua caliente a la preparación con la moka para llegar a una intensidad que sea agradable a nuestro paladar y para poder sentir bien todos los sabores del exquisito café que estamos usando.

Conclusiones

Algunos de ustedes pueden estar preguntándose, si le agregamos agua al final de la extracción, ¿por qué entonces elegir la moka sobre alguna otra cafetera, por ejemplo la Chemex? La razón principal es por su rapidez, en menos de un minuto tenemos el café listo, es muy rápido.

Además, al no tener tanto control sobre las variables, hace que produzca mucha consistencia en los resultados que obtenemos. Esto es genial para todos los principiantes o para cualquier persona que busque obtener algo rico, rápido y fácil sin tener que aprender mucho sobre el café.

Si compramos alguno de los modelos más grandes de estas cafeteras, al hacer este café concentrado podemos preparar muchas tazas al mismo tiempo. Además, son super económicas y se consiguen en todos lados, así que nos parece una muy buena opción para muchos.

En fin, lo que yo siempre alento es usar un café en grano de la mejor calidad posible, que te va a asegurar un gran sabor en taza y luego tómalo como más te guste. Si te gusta bien intenso pues genial, si te gusta un poco más suave agrégale un poco de agua caliente al final. Simplemente disfrútalo, de eso se trata el café.

Deja un comentario