¿Cuál es la mejor leche vegetal para el café?

Te doy la bienvenida a este nuevo artículo donde voy a hacer algo muy interesante, comparar y analizar leches vegetales. Como te había comentado en el artículo donde hice un cappuccino con leche de almendras en la prensa francesa, conocí las leches vegetales hace muchos años, en un país donde todas las cafeterías ofrecían distintos tipos de opciones al momento de elegir tu café.

Dentro de las opciones estaban con leche de almendras, de soja, de avena, arroz, etcétera, y me sorprendió no solamente la variedad sino la cantidad de gente que las pedía. A mí particularmente me gustó mucho la combinación de la leche de almendras con el café.

Aunque hace unos años atrás era complicado conseguir estas leches, hoy en día hay un montón de opciones para elegir en supermercados, dietéticas, almacenes, etcétera. Así que se me ocurrió la idea de comprar las que más fácil pude conseguir y probarlas para saber cuál es la mejor para el café, de esta manera ya no tendrás que hacer este trabajo.

Nespresso Vertuo Pop
Nespresso Vertuo Pop

Análisis de las distintas leches vegetales

Básicamente, aquí vamos a ver los ingredientes que tienen cada una de estas leches, analizar el sabor, la textura, si se puede lograr Latte Art con ellas y, lo más importante, cómo combinan con el sabor del café.

Encontré varias opciones en el mercado y compré de diferentes ingredientes, más que nada para ver cómo combinan con el café. Utilicé leche de arroz, de avena, de maní, de coco, de castañas de cajú, un blend de distintas fuentes vegetales y, además, la clásica de almendras.

También conseguí una de almendras que sugiere ser un poco más cremosa, de hecho, es la única que dice ser para baristas o elegida por baristas, lo cual es muy común en muchos países, el hecho de que varias marcas apunten a priorizar la textura para poder obtener un mejor Latte Art. Así que veremos cómo reacciona ésta con respecto a las demás.

Por último, añadí la que hago yo mismo en casa, una leche que está hecha solamente con almendras y agua, para comparar.

Sabemos que en general, la leche de almendras va muy bien con el café, y en un momento vamos a analizar cuál es la mejor opción entre ellas, pero empezaré hablando de las demás alternativas. ¿Cuáles combinan mejor con el café? Aquí te cuento.

Leche de Castañas

Empecemos por la leche de castañas, que, al verterla, luego de agitarla, se pudo ver que estaba un poco separada, no sé si cuajada es la palabra, pero le costaba un poco de trabajo mantener la textura. Al vaporizarla se veía bastante bien, quedaron algunas burbujitas en la superficie que luego se pudieron quitar con unos golpes a la jarrita y no se veía mal.

Luego, al entrar en contacto con el café, se pudo ver que se separó rápidamente, queda todo lo sólido arriba y el líquido abajo, y esto dificulta bastante el Latte Art que queda como manchado, aunque produce una gran cantidad de espuma.

El sabor es raro, me supo cómo a maíz, es muy astringente y el gusto es un poco artificial, tapa mucho el sabor del café por lo que no combinan bien. No me gustó mucho, así que le doy un 4 en textura y un 2 en sabor.

Cappuccino con leche de castañas de cajú
Cappuccino con leche de castañas de cajú

Leche de Arroz

La leche de arroz, al probarla en frío y sola me gustó. Al vaporizarla creció en volumen, pero al final quedaron unas burbujas muy grandes en la superficie y en un segundo, al golpear la jarra, desaparecieron, quedando completamente líquida de nuevo, como si ni siquiera la hubiera texturizado, por lo que naturalmente el Latte Art fue completamente nulo.

El sabor fue muy dulce, se nota que esta endulzada y la verdad tiene mucho gusto como arroz tostado, que tapa muchísimo el sabor del café y te deja un retrogusto en boca bastante feo, también tiene mucho sabor artificial. Así que en textura le doy 1 y en sabor 2.

Cappuccino con leche de arroz
Cappuccino con leche de arroz

Leche de Coco

Seguimos con la leche de coco que, al colocarla en la jarra, se veía casi transparente, parecía agua de coco más que leche, muy acuosa, por lo que ya había dudas de entrada. Acá pasó lo mismo que con la de arroz, creció en volumen y se formaron burbujas muy grandes que al golpear para explotarlas desaparecieron con la textura, aunque ésta la mantuvo un poco más que la de arroz.

Por lo que, al momento de mezclarla con el café, apenas tuvo la cantidad mínima para hacer algo de Latte Art, pero nada más que un corazón sin contraste.

El sabor se sintió bastante artificial, como ese aroma a coco que tienen los productos de cremas, por ejemplo. Es muy acuosa, tiene un retrogusto bastante amargo y, lo más importante, tapa completamente el sabor del café, por lo que le doy 2 en textura y 2 en sabor.

Cappuccino con leche de coco
Cappuccino con leche de coco

Leche de Avena

A la leche de avena, le tenía bastante fe ya que me gustó mucho cuando la probé sola y en frío, pero la misma historia se repite, resultó igual que la de coco y apenas mantuvo un poquito de textura, lo único que me permitió fue hacer un corazón de Latte Art de lo más decepcionante. Pero lo más importante para mí es el sabor y ésta elevó la vara, comparada con las anteriores.

Tiene un sabor un poquito más neutro, por lo que le da más protagonismo al café. No se siente tan invasiva como las otras, ni tampoco tan artificial, aunque tiene un leve gustito a vainilla, ese típico de esencia de vainilla. Me gustó bastante en sabor así que le doy un 7, pero le falta textura así que en esto le corresponde un 2.

Cappuccino con leche de avena
Cappuccino con leche de avena

Leche de Maní

Ahora tenemos la leche de maní y adivinen cómo se vaporizó, así es, de nuevo nada, absolutamente nada, ni siquiera mantuvo un poquitito de textura, por lo que no se pudo hacer Latte Art, ni siquiera hay opción.

Si vamos al sabor, se sintió bastante dulce, no tan invasiva como las primeras, se deja sentir el café, no lo tapa, y no se nota artificial, por lo que sumó algunos puntitos por acá. Pero la verdad es que, la combinación del sabor del café y el sabor del maní no van juntas, no se siente tan rico, además es un poco astringente y obviamente le falta cuerpo. Así que le doy un 6 en sabor y 1 en textura.

Cappuccino con leche de maní
Cappuccino con leche de maní

Leche a base de distintas fuentes vegetales

Nos queda esta opción, que no es a base de un solo ingrediente, sino que combina distintas fuentes vegetales para desarrollar un sabor que dice ser más similar al de la leche tradicional. Le tenía mucha fe a ésta ya que la venía escuchando hace bastante tiempo, pero nunca la había probado. Lamentablemente tengo que decir que fue una decepción.

En textura bastante bien, al principio se veía un poco con burbujas grandes como las otras, pero al explotarlas quedó una textura muy aceptable, con microburbujas que nos permitió hacer un poco de Latte Art y se veía muy bien. Pero al probarlo no me gustó para nada, se sentía muy agrio y tapó completamente el sabor del café. Así que en textura le doy un 6 y en sabor 1.

Cappuccino con leche a base de distintas fuentes vegetales
Cappuccino con leche a base de distintas fuentes vegetales

NOTA: Recuerda que éstas son sólo mis opiniones, basadas en mi experiencia, quizás tú obtengas otros resultados. Para todas las preparaciones utilicé la misma receta de espresso, la misma técnica de texturización y la misma temperatura, sin pasar los 65 grados Celsius, para poder compararlas bajo los mismos parámetros.

Breville / Sage - The Smart Grinder Pro
Breville / Sage – The Smart Grinder Pro

Leche de Almendras comercial

Leche de almendras clásica

Continuemos con la leche de almendras y, para empezar, veamos la más clásica. Podemos encontrar millones de este tipo y con una composición bastante parecida.

Al texturizarla se veía muy bien, con microburbujas, sedosa, pero muy espumosa, lo cual se notó al momento de hacer Latte Art, quedó muy densa la espuma y no nos permitió dibujar libremente, además de verse un poco manchada. Pero, creo que, agregándole menos aire, quedaría un poco mejor.

En sabor, combina bastante bien con el café, se siente rica, aunque deja un retrogusto un poco amargo, se siente un poco de aromatizante artificial y almidón de maíz, pero no tapa tanto el café, está bastante bien. Así que le doy un 5 en textura y un 6 en sabor.

Leche de almendras especial para baristas

Analicemos ahora otra leche de almendras, pero que dice en la caja ser especial para baristas por ser más cremosa. Al vaporizarla se veían muchas burbujas grandes que luego pude explotar golpeando un poquito la jarra y quedó mejor. Al hacer el Latte Art, se veía más sedosa, no tan densa la espuma, más maniobrable, pero un poco manchada, como si no se hubiera incorporado bien la textura de la espuma.

Cuando la probé, no me gustó mucho, ya que tapa bastante el sabor del café y se siente muy astringente y amarga, como que tiene mucho sabor a la piel de la almendra y también tiene un sabor característico del emulsionante, te deja un retrogusto un poco feo. A ésta le doy un 6 en textura y un 4 en sabor.

Cappuccino con leche de almendras especial para baristas
Cappuccino con leche de almendras especial para baristas

Leche de almendras con coco

Por último, entre las que conseguí, está la leche de almendras que viene mezclada con coco. Al vaporizarla se veía bastante bien, sedosa, sin muchas burbujas y esto se notó al momento de hacer el Latte Art. Se vio bastante bien, quedó un poquito densa la espuma, pero mejor que la de almendras sola, me dejó hacer una figura tranquilamente.

En cuando al sabor, tapa un poco el del café y es algo astringente, tiene como un sabor a almendra algo artificial, como si fuera un amaretto, pero no está mal. Le doy un 7 en textura y un 5 en sabor.

Cappuccino con leche de almendras con coco
Cappuccino con leche de almendras con coco

Leche de Almendras hecha en casa

Para cerrar este análisis, no pude evitar agregar la opción casera. Hay mucha diferencia al hacer la leche nosotros mismos, seguro es más esfuerzo, pero ¿vale la pena?

En esta ocasión usé la receta que siempre hago en casa, la cual solo lleva almendras y agua. Al vaporizarla, se portó muy bien, aumentando en tamaño sin crear burbujas grandes, quedó sedosa, brillante y se notó en el Latte Art, creo que nadie podría adivinar que es leche de almendras al ver como brilla.

Sí requiere un poquito más de atención al dibujar la figura, ya que es un poco más ligera que la leche normal, pero tiene una muy buena textura.

Su sabor es simplemente delicioso, lo único que se siente son los dos ingredientes que tiene, café y almendras, no tapa el sabor del café, sino que se complementan. Tiene un poquito de sabor astringente que viene de la piel de la almendra, así que para un mejor sabor habría que pelar antes cada una de las almendras. A esta leche le doy un 9 en textura y un 8 en sabor.

Cappuccino con leche de almendras hecha en casa
Cappuccino con leche de almendras hecha en casa

Conclusión

En conclusión, apoyo 100% que optes por la opción casera, una vez que tomas el hábito de hacerla es súper fácil y no te lleva mucho tiempo. Vale muchísimo la pena, tanto en sabor como en textura, como pudiste leer. Pero, como siempre, todo va a depender de los ingredientes que uses, las almendras de buena calidad son esenciales, así como también una excelente agua filtrada.

Hay miles de recetas online de cómo hacerla, yo uso 200 gramos de almendras por cada litro de agua filtrada. Simplemente las dejas remojar unas 8 a 12 horas en el agua, por ejemplo, desde la noche hasta la mañana siguiente, o si quieres hacerla rápido, aunque sea debes dejarlas remojando en agua hirviendo por unos 10 o 15 minutos, con esto se hinchan y se activan.

Luego sólo queda escurrirlas, agregarlas a la licuadora con un litro de agua fresca y filtrarlas con una bolsita de leches vegetales. Ahora, si buscas algo rápido o donde estás no puedes hacer la leche tú mismo, te recomendaría buscar las típicas o clásicas leches de almendras, o probar algún otro tipo de blend, como la que tiene almendras y coco.

Entre las otras alternativas de leches vegetales, la que a mí más me gustó fue la de avena por el sabor, aunque ya sabemos que no tiene la textura que deseamos al momento de hacer un flat white o un cappuccino.

Deja un comentario