Diferencias entre el café Americano y el Long Black

Si buscas información sobre el café Americano o Long Black este artículo te va a interesar. Veremos lo que son estas bebidas, cómo se preparan, si son lo mismo o existe alguna diferencia entre ellas. Además, las compararemos con el café filtrado para ver sus características mejor.

Breve historia del café Americano

Se dice que el café americano viene de Italia en la época de la segunda guerra mundial. Al parecer a los soldados estadounidenses establecidos en la zona les costaba bastante trabajo acostumbrarse a la intensidad de los espressos que les ofrecían italianos, dado que, hasta el momento, en Estados Unidos sólo se conocía y se bebía el café de filtro.

Así las cosas, los soldados norteamericanos comenzaron a pedir a los baristas italianos que diluyeran un poco sus espressos. Y lo que ellos hacían era servirlos con un poco de agua caliente aparte para que la agregaran a su gusto.

A partir de esto, los italianos le dieron el nombre de café Americano a esta preparación y luego se fue adoptando dicho nombre en todas partes del mundo. ¿Qué tan cierta es esta historia? No lo sabemos, pero se ha mantenido en el tiempo.

¿Qué es un café Americano?

Un café americano no es más que un espresso diluido en agua caliente. Las proporciones de esta bebida no son muy claras; hoy en día se preparan con diferentes volúmenes (generalmente bastante grandes) y según la tradición, se prepara extrayendo primero el espresso y luego agregándole agua caliente.

Añadiendo agua caliente a un espresso obtenemos un Americano
Añadiendo agua caliente a un espresso obtenemos un Americano

Diferencias entre un café americano y un Long Black

En esencia son prácticamente lo mismo, pero el Long Black es realmente una receta que surgió en Australia y difiere del Americano en la forma de su preparación.

Los australianos acostumbran a utilizar una taza de cappuccino que va entre 250 a 180 ml aproximadamente, a esta se le agrega de 100 a 120 ml de agua caliente y por arriba se le sirve un doble ristretto o un doble espresso.

Sirviendo un doble espresso sobre agua caliente obtenemos un Long Black
Sirviendo un doble espresso sobre agua caliente obtenemos un Long Black

Preparándolo en este orden; primero el agua y luego el café por arriba, hace que se mantenga la crema del espresso intacta por encima. Esto es ideal para servir en cafeterías, pues hace que se vea mucho más atractiva la bebida. Adicionalmente, los aromas también quedan atrapados en esta crema, por lo que el café será mucho más aromático.

Diferencia entre el café Americano y un café negro normal

La diferencia radica en la forma de preparación del café. Básicamente vamos a estar comparando una preparación hecha con una máquina espresso con una hecha con método de filtrado. Curiosamente, en Estados Unidos, si pides un café negro te dan un café filtrado, pero en Italia si pides un café negro te dan un espresso.

Un mismo grano de café preparado con una máquina espresso y con una de filtro nos dará resultados completamente diferentes.

  • En una máquina espresso tenemos segundos de extracción, mucha presión y una molienda muy fina.
  • En los métodos filtrados tenemos bastantes minutos de extracción, sin más presión que la propia gravedad y una molienda bastante más gruesa.

La verdad es que las preparaciones hechas entre una u otra máquina resultan ser bastante diferentes. Las que se obtienen de una máquina espresso tienden a tener un cuerpo más pesado y mayor intensidad que las del método filtrado.

Esta es una de las razones por las que podríamos elegir un Long Black sobre un café filtrado, pues a pesar de agregarle agua al espresso seguirá teniendo un sabor más intenso. En cualquier caso, la gran mayoría de cafeterías, no sirven cafés filtrados y se centran en bebidas hechas con cafetera espresso únicamente.

Relacionado: Diferencias entre un capuchino tradicional y uno moderno.

Aspectos importantes a la hora de preparar un buen café Americano o Long Black

  1. Obviamente, y como repetimos siempre, lo más importante es usar un café de excelente calidad. Al no mezclar el café en la preparación vamos a sentir todos y cada uno de sus sabores intactos.
  2. También es muy importante tener bien calibrado el espresso con una receta adecuada para el tipo de café que estés usando, de manera que pueda desarrollar todo su potencial y quede delicioso.
  3. El agua caliente que le vamos a agregar también debe ser de muy buena calidad, preferiblemente agua embotellada.
  4. La temperatura para la preparación no debe ser muy caliente, alrededor de los 70 grados centígrados sería lo ideal.
  5. Si puedes calentar el agua en una jarra aparte, el resultado final sabrá mejor que si usas el agua directamente de la máquina de espresso. Especialmente si estás haciéndolo en tu casa donde la caldera de tu máquina no tiene tanto movimiento como el de una cafetería.

Deja un comentario