El cuerpo del café: qué es y qué aporta a la bebida

Aquellos que aman el café saben muy bien que esta bebida no solo sirve para tomar un descanso y relajarse, sino que es un auténtico ritual sensorial que involucra los sentidos del paladar, olfato e incluso la vista, a pesar de lo que se pueda pensar.

Un buen café se distingue y se aprecia desde el primer sorbo. Al tocar los bordes de la lengua, ya se pueden percibir sus niveles de acidez, pero el verdadero placer se extiende por toda la cavidad bucal, donde las papilas gustativas reconocen y aprecian la armonía entre lo dulce y lo amargo.

El aroma intenso y cautivador del café y la textura sedosa de su crema son una invitación a sumergirse en este ritual que, para los amantes del café, es un verdadero placer para los sentidos.

¿Qué se entiende por cuerpo del café?

Un café de calidad se distingue de los demás ante todo por el aroma y la intensidad que deja en la boca, sensación que es aún más agradable si perdura largo tiempo, pero también por su redondez y, sobre todo, por su cuerpo.

Pero ¿a qué nos referimos realmente cuando hablamos del “cuerpo” del café?

El cuerpo del café se refiere a las sensaciones táctiles que la boca es capaz de percibir al degustarlo, a sus propiedades físicas y a su consistencia, es decir, a la cantidad de materia sólida que la bebida es capaz de desprender y al nivel de concentración de sus aceites y azúcares naturales.

Además, el cuerpo del café ya puede percibirse antes de degustarlo, cuando, gracias al olfato, es posible inhalar todo su aroma. Si después de probarlo y beberlo hasta el final, el sabor del café permanece en la boca durante mucho tiempo, significa que se está en presencia de un café con un cuerpo excelente.

Por el contrario, un café de mala calidad dejará un sabor agrio en la lengua debido a los taninos presentes en él.

Las sensaciones táctiles que deja el cuerpo del café a las que antes nos referíamos son las que percibe la boca, especialmente cuando la lengua lo empuja contra el paladar para percibir todas las propiedades físicas como la acuosidad, la granulosidad o la consistencia.

¿De qué depende el cuerpo del café?

Cada café se caracteriza por su cuerpo específico, que depende tanto del método de extracción y del grado de tueste como del tipo de café utilizado en la preparación de la mezcla.

Parte del cuerpo del café depende también de su origen y de dónde se haya cultivado, de la calidad del grano utilizado. Las mayores altitudes garantizan una mayor presencia de aceites, cuerpo, equilibrio y densidad al café en comparación con las especies cultivadas a menor altitud.

➡️ El método de extracción importa

Para apreciar un buen café en toda su plenitud, es fundamental conocer la mejor forma de prepararlo. De esta manera, se pueden experimentar todas las sensaciones táctiles y gustativas que ofrece su cuerpo sin correr el riesgo de desvirtuar su sabor y consistencia.

La mejor opción para disfrutar el cuerpo de un café es prepararlo utilizando una cafetera espresso, aunque las cafeteras italianas también hacen un buen trabajo.

Por el contrario, las cafeteras equipadas con un filtro de papel no son recomendables para quien desea cuerpo en su café porque tienen el inconveniente de filtrar precisamente los aceites que dan cuerpo al café.

¿Cómo distinguir y reconocer el cuerpo del café?

Reconocer el cuerpo del café no requiere necesariamente ser un experto. Mucho depende del gusto personal y una vez que hayas aprendido a identificar las características que más te agradan en el paladar, distinguir las diferencias de granulosidad y oleosidad será fácil.

  • Los cafés denominados con gran cuerpo son los que dan al paladar una sensación de fuerza, cremosidad y redondez que se produce por la rica presencia de los aceites propios del café.
  • Los cafés de cuerpo medio pueden parecer aguado o demasiado filtrado al paladar de un verdadero amante del espresso.

Cómo lograr mayor cuerpo en el café y disfrutarlo al máximo

Las modernas máquinas espresso, si van acompañadas de molinillos a demanda, que muelen los granos de café para cada preparación, gracias a la alta presión que se utiliza para la extracción, consiguen preservar una alta concentración de todos los aromas presentes en el grano.

➡️ Por lo tanto la combinación de una buena máquina de espresso junto con un molinillo a demanda es perfecto para quienes aman oler y saborear toda la fragancia y las embriagadoras sensaciones que puede proporcionar el aroma del café.

Al mismo tiempo, esta combinación permite obtener un producto perfecto para ser utilizado en otras preparaciones a base de café, como pasteles, capuchinos o lattes.

¡No olvides remover tu espresso antes de beberlo!

Si decides preparar un café con gran cuerpo con una cafetera espresso, antes de beberlo debes acordarte de removerlo porque en la taza se forman capas que recogen en el fondo la mayor parte de las mejores sustancias del café.

En la base se encuentra el mayor cuerpo y buena parte de los ácidos, mientras que, a medida que se asciende en la taza, se percibe el amargor y, finalmente, la suavidad. Por eso es fundamental no beber el café inmediatamente después de echarlo en la taza, sino removerlo lentamente con una cucharilla para mezclar mejor los aceites, los sabores, los olores y la acidez.

De este modo, te asegurarás de tomar un café con cuerpo y bien mezclado desde la primera degustación y no caracterizado por sensaciones gustativas diferente en cada sorbo.

Sin embargo, también puede ocurrir que a un café espresso le falte cuerpo y aroma. Si esto ocurre, es probable que el café utilizado sea viejo o se haya almacenado de forma incorrecta -por ejemplo, a altas temperaturas o en recipientes inadecuados como el plástico-, pero también podría depender en gran medida del uso de agua carente de sales minerales o con una cantidad insuficiente para un buen café.

Te puede interesar: ¿Qué es el café bombón y cómo se prepara?

Escrito por Pablo Barrantes Nevado
Soy Pablo Barrantes, un amante del café. Decidí poner en marcha esta web para resolver todas las dudas que surgen cada día a la hora de preparar nuestra bebida favorita: el café. Soy ingeniero industrial de profesión, pero he trabajado en cafeterías durante muchos años, donde he aprendido todos los secretos sobre las cafeteras y el café. Mi pasión por el café me ha llevado a investigar y estudiar más allá de lo obvio, y gracias a ello, puedo ofrecer soluciones y dar noticias sobre el café y las cafeteras. Espero que disfrutes leyendo tanto como yo investigo, documento y escribo aquí.

Deja un comentario