La importancia de la limpieza en las cafeteras espresso

En este artículo vamos a hablar de un tema que seguramente no es el más popular, ni el más interesante, pero sí es demasiado importante, y creo que si le diéramos el valor que se merece podríamos elevar el nivel de calidad de nuestras preparaciones.

Como puedes ver en el título, estoy hablando de la limpieza de la máquina de espresso; incluyendo el molino, los accesorios y todo el equipamiento del barista. Y si bien en este artículo me voy a centrar más en la cafetera de espresso, esto también aplica para todos los demás tipos de cafeteras.

¿Por qué es tan importante la limpieza de la cafetera espresso?

El espresso se extrae con altas temperaturas, entre unos 85 a 95 grados Celsius, temperaturas que liberan los aceites del café. Estos aceites quedan rápidamente pegados en todas las superficies con las que hayan tenido contacto.

Así cuanto más café preparemos, más cantidad de aceites se van acumulando, además las altas temperaturas también los van quemando.

Finalmente, todo esto va a terminar sobre el café fresco y de calidad que estemos usando. Esta es la razón número uno por la cual muchas cafeterías tienen un café muy malo, incluso aunque estén utilizando un café de calidad, siguiendo la receta adecuada.

Esto es muy fácil de reconocer ya que una máquina sucia produce un sabor muy característico, bastante desagradable.

Otra razón por la cual tenemos que mantener nuestra cafetera limpia, es porque con esta acumulación de aceites y pequeños granos de café, el funcionamiento se bloquea y vamos a obtener una extracción de café muy despareja.

Lelit Anna PID
Lelit Anna PID

Recomendaciones para la limpieza diaria de la cafetera espresso

  1. Primero, debemos purgar siempre la máquina después de cada uso, tanto en el grupo como en el vaporizador. Esto debe hacerse siempre, como un paso obligatorio y no lo podemos saltar. Recomiendo mantener trapitos separados para limpiar cada parte, uno para la leche y otro para el café.
  2. Siempre que puedas, pásale un poco de agua caliente al portafiltro, justamente para que no queden pegados aceites. Esto literalmente te toma segundos, es muy rápido y no cuesta nada.
  3. Y cuando tengas un poco más de tiempo, saca la canasta del portafiltro y lávala. Mientras, puedes ponerle la canasta del filtro ciego que viene con la máquina para su limpieza, colócalo en el grupo y pasa un poco de agua moviendo el portafiltro a cada lado.
  4. También cada vez que puedas, con un cepillito, limpia el grupo y la ducha para sacar algún granito de café que no haya caído solamente purgando.
Limpieza diaria de la cafetera espresso
Limpieza diaria de la cafetera espresso

Nota: Estos son algunos pasos para realizar durante el día y no hay un tiempo determinado para cada cuánto hacerlo, pero cuanto más seguido lo hagas mejor va a ser el sabor de tu café.

Limpieza profunda de la cafetera espresso

Al final de la jornada (en el caso de máquinas domésticas hazlo cada 3 meses), debemos extraer las duchas de la máquina desatornillándolas. Aquí vas a ver como se acumula mucho café.

⚠️ Si se bloquea una parte del filtro de la ducha, el agua va a pasar más lento por ese lado, extrayendo el café de forma despareja, pues la función de la ducha es justamente extender el agua de forma pareja por toda la pastilla de café.

Limpieza profunda de la cafetera espresso
Limpieza profunda de la cafetera espresso

1. Uso de un limpiador para máquinas de espresso

En un recipiente con agua caliente, vamos a colocar una medida de un limpiador para máquinas espresso, según las instrucciones del fabricante del limpiador. En esta mezcla vamos a sumergir todo, el filtro, las partes de la ducha, los picos del portafiltro y el mismo también.

2. Usa el filtro ciego para limpiar el interior

Coloca el filtro ciego y añádele una medida de limpiador. A continuación, dejaa salir el agua hacia el filtro ciego por unos 5 a 8 segundos, luego para, espera y vuelve a dejar pasar agua por otros 5 a 8 segundos. Repite esto unas 8 veces.

Nota: En las máquinas de la alta gama existe una programación de limpieza automática, en donde colocamos simplemente el portafiltro con el químico y la limpieza se hace sola.

Después, sacamos el portafiltro y lo enjuagamos, quitándole los restos del limpiador y repetimos el proceso, pero esta vez sólo con agua. En todo este proceso, el agua de la máquina llega hasta el filtro ciego y de allí se devuelve limpiando todas las partes internas.

LELIT PL62X MaraX
LELIT PL62X MaraX

3. Extrae los primeros cafés y descártalos

Antes de utilizar la máquina nuevamente, siempre extrae un poco de café por el grupo, solo para asegurarnos de que no queden restos del limpiador y de paso vamos iniciando la calibración del espresso.

4. Limpieza exterior de una cafetera espresso

Limpia la máquina por la parte externa que siempre va a tener alguna salpicadura o mancha, limpiando bien el vaporizador que también podemos dejarlo remojando con algún producto. Además, quitamos las bandejas para lavarlas y dejamos todo listo.

5. Limpieza del molinillo de café

Y algo que es muy importante también es la limpieza del molino. Después de quitar el café y guardarlo en una bolsa hermética para el día siguiente, procedemos a abrir el molino para su limpieza.

La forma de abrir tu molinillo va a depender del modelo y marca que tengas, y de si es de muelas cónicas o planas. Una vez que lo abrimos, lo limpiamos bien con un cepillo o con una aspiradora de mano.

Es importante sacarle todos los granitos molidos que queden por ahí para tener un café siempre fresco. También existen productos para limpiarlo, como algunas pastillas que son buenas si no tienes fácil acceso a las muelas del molino.

Conclusión

Ahora que sabes la importancia de la limpieza de tu cafetera espresso, empieza a limpiar muy bien tu máquina regularmente. Una máquina limpia es un paso enorme para poder preparar un gran café siempre. Cuanto más seguido se limpie todo, será mucho mejor.

Te puede interesar: ¿Por qué huele mal mi cafetera?

Deja un comentario