¿Se puede calentar el café en el microondas?

Bienvenido a este nuevo artículo donde voy a hablar de la ciencia de calentar el café en un microondas. Durante mucho tiempo ha habido muchas ideas preconcebidas sobre el café en el microondas, se ha dicho que los microondas pueden causar cáncer, que causan que tu café se vuelva realmente muy amargo, que poner el café en el microondas es lo peor y toda una cantidad de mitos detrás de esto.

Pero ¿cuáles son esos mitos? ¿de dónde provienen? Para preparar este artículo consulté otros artículos que encontré del Dr. Samo Smrke y el Dr. Christopher Hendon y ambos contribuyeron de forma independiente para comprender lo que significa recalentar el café en el microondas y si es realmente tan malo como dicen.

El problema de muchos de nosotros, y me incluyo, es que tenemos tantas ocupaciones en el día que se nos puede olvidar que hemos preparado una deliciosa taza de café, y sólo lo recordamos cuando ya está frío, pero no queremos beberlo así. Algunos escogen simplemente calentarlo en el microondas, mientras otros se abstienen pensando que esto es algo tan malo que les puede producir un cáncer y hasta la muerte.

Así que lo que aquí voy a hacer es tomar un enfoque científico objetivo y voy a echar un vistazo a estas preocupaciones desde la perspectiva de un par de químicos para aclarar estas dudas.

¿Qué es y cómo funciona un microondas?

En primer lugar, vamos a hablar de cómo es un microondas, qué es exactamente este aparato, para qué sirve, cómo funciona, etcétera. En pocas palabras es un aparato que utiliza radiación electromagnética, usando microondas para calentar los alimentos.

Basicamente se disparan longitudes de onda de un lado a otro dentro del microondas (longitudes que generalmente deben ser alrededor de 2.45 gigahercios, pero en un horno microondas pueden tener alrededor de 12,25 centímetros de longitud) y éstas rebotan en todas las paredes saliendo de un magnetrón, dispositivo que transforma la energía eléctrica en energía electromagnética en forma de microondas.

Mitos sobre el café en el microondas

1. Las ondas que se generan al interior del microondas pueden propagarse al exterior

Una pregunta que puede surgir es… si pongo mi comida en un recipiente de cristal dentro del microondas, las ondas salen y atraviesan dicho cristal calentando finalmente la comida. Y si la cubierta delantera del microondas también es de cristal entonces ¿pueden estas ondas atravesar la cubierta y llegar al exterior?

La respusta es no. Existe un pequeño método aplicado en los microondas, donde los agujeros de la tapa delantera son lo suficientemente pequeños como para no permitir que las ondas la atraviesen, pero a su vez son lo suficientemente grandes para que puedas ver tu comida mientras se cocina.

Parte frontal del microondas
Parte frontal del microondas

2. El café calentado en el microondas puede producir cáncer

Puedo decir con certeza que no debe haber ninguna preocupación al respecto de este tema y aquí voy a acabar con este mito. No existe tal cosa como contraer cáncer por el microondas.

Estos aparatos no tienen la suficiente potencia, ni pueden ionizar, así que no pueden hacer lo que tal vez los rayos ultravioletas o los rayos X si pueden, si lo comparamos con éstos, los microondas son sólo pequeños bebés completamente seguros, así que puedes estar tranquilo de que no va a salir nada de ellos que te haga daño.

3. El café calentado en microondas cambia su sabor, se pone más amargo

Existen varias razones por las que la gente tiene una horrible experiencia con el sabor del café después de meterlo al microondas, a continuación te cuento cuáles son.

En primer lugar, si lo calientas demasiado, entonces pueden empezar a ocurrir ciertas reacciones químicas que afectan el sabor. El Dr. Christopher Hendon supone que, si lo calientas sólo alrededor de unos 60 a 65 grados Celsius (130 a 140 grados Fahrenheit) durante no más de 30 segundos, es la temperatura y tiempo ideales para tener una buena bebida, donde, a medida que vaya disminuyendo la temperatura, puedas apreciar toda esta acidez y dulzura que el café tiene para ofrecer.

El Dr. Samo Smrke dice que lo que ocurre cuando el café se está enfriando es que está perdiendo compuestos aromáticos volátiles, que son a su vez los que realmente contribuyen a toda la gama de sabores en la taza de café. Así que, desde que el café empieza a reposarse y enfriarse, ya se van perdiendo los compuestos aromáticos de por sí, y si se recalienta los perderá aún más.

Hasta aquí podría decir que hay buenas razones para que la gente diga que no hay que recalentar el café o que sería mejor ponerle un poco de hielo, disfrútalo tal cual esté o simplemente preparar una nueva taza. Yo estoy de acuerdo con lo que sustentan estos dos químicos de no preocuparte de más, si tu café se enfría mételo en el microondas y caliéntalo solo a la temperatura ideal para beber, eso sí, no lo sobrecalientes.

Café en el microondas
Café en el microondas

También es importante tener en cuenta que algunos han dicho que la cafeína podría descomponerse y ocasionar cambios en el sabor. Pues bien, el Dr. Hendon señala que la cafeína es bastante inerte y muy estable.

Así que para que ocurra cualquier reacción que haga perder o descomponer la cafeína, es necesario calentar la bebida hasta que ocurra la evaporación, la cual se da después de los 177 grados Celsius (350 grados Fahrenheit). Pero incluso si necesitaras calentar hasta llegar a esa temperatura, no sería posible en un microondas, y en ese caso tendrías que calentarlo en pequeños incrementos para alcanzar la temperatura deseada.

Dicho todo esto, y para combatir las acusaciones de una taza de café más amarga, que sin discusión alguna estoy seguro de que son justificadas, debo decir que es probable que los cambios en el sabor sucedan porque a medida que el café se enfría empiezan a salir más sabores dulces y ácidos.

Por eso, en las competencias de baristas hay quienes usan cucharas congeladas para enfriar el espresso rápidamente, porque es ahí donde se perciben los sabores más interesantes. Estos sabores están en sus niveles más altos cuando llegan alrededor de los 120-140 grados Fahrenheit o de 50-60 Celsius, a ese punto se puede experimentar una gama más amplia de estos sabores.

Temperatura en la que se elevan los niveles del sabor del café
Temperatura en la que se elevan los niveles del sabor del café

Pues lo mismo sucede cuando el café se nos enfría, experimentamos más esa dulzura y acidez porque es más perceptible que cuando se recalienta debido a las altas temperaturas, pero por supuesto que tendrá menos aromáticos volátiles desde que se enfrió la primera vez.

Esto supone que en realidad calentar el café en el microondas no influye negativamente en el sabor del café debido a que ya el sabor tuvo que haber cambiado desde la primera vez que se enfrió.

¿Existen otras alternativas para evitar recalentar el café en el microondas?

A menudo hay recomendaciones de usar un termo o algo como una taza Ember para evitar recalentar, lo cual puede ser genial, pues son excelentes alternativas para mantener el calor. Pero no es realmente de lo que estamos hablando aquí, ya que estamos hablando más bien sobre el café que ya se ha enfriado y no de cómo conservar la temperatura de este.

Personalmente no me gustan los termos, especialmente los termos de metal con los que siempre consigo algún tipo de sabor metálico que no disfruto. La taza Ember me gusta ya que se puede mantener a una cierta temperatura, yo, por ejemplo, tiendo a ponerla a la temperatura más baja por si me olvida, entonces se mantendrá ahí, y luego lo podré apagar sin causar estragos.

Termo o taza para conservar la temperatura del café
Termo o taza para conservar la temperatura del café

Pero cuanto más tiempo permanezca el café ahí dentro hará que consiga una temperatura muy alta que fomentará reacciones químicas, tal como sucede al recalentar a una temperatura demasiado alta o durante demasiado tiempo. Lo mismo pasa en un termo o similares, no puedes simplemente mantener el café caliente durante un largo periodo de tiempo porque habrá reacciones, como ya mencioné.

En cambio, en el caso del microondas, la razón por la que es tan bueno y eficiente es por lo rápido que se calienta el café en él, sin darle suficiente tiempo a los compuestos químicos para reaccionar.

Bien, este es mi pequeño comentario sobre los termos, las tazas Ember y cosas por el estilo, son alternativas geniales que recomiendo hacer para no tener que llegar a considerar recalentar el café, pero debes saber que también tienen un límite de tiempo para mantener el café sabroso.

Conclusión

En resumidas cuentas, puedo decir que recalentar el café nunca va a ser lo mejor del mundo, pero es mejor que tener que preparar una nueva taza de café, tener que echarle hielo o que simplemente tengas que sacrificar por completo tu bebida y tirarla, realmente es la mejor opción entre todas las demás.

Entonces si necesitas recalentar tu café, la mejor manera de hacerlo, según recomiendan los científicos, es ponerlo en el microondas hasta que esté listo, sin sobrecalentarlo, y entonces podrás disfrutar del sabroso sabor de un café sin desperdicio.

Deja un comentario